viernes, 17 de mayo de 2013

El extraño talento de Luther Strode nº 3, Kick-Ass nº 3, Powers nº 4 y The Red Wing nº 3

Como en mayo estuve en el Salón del comic de Barcelona e hice bastante gasto entre el viaje en tren, comprar cómics e ir a un restaurante a comer, había dejado a un lado las compras digitales... que, paradójicamente, son las más económicas, pero bueno... El tema es que esta semana he retomado cuatro series, que son: El extraño talento de Luther Strode, Kick-Ass, Powers y The Red Wing.

Os habréis dado cuenta, se trata de unas colecciones publicadas originalmente por Image Comics, que en nuestro país son editadas por Panini Comics y que la versión digital es ofertada por la tienda Koomic. Y como siempre, la diferencia de precio entre la edición en papel y la digital es abismal, más aun en el caso en concreto de Panini, pues siempre oferta sus comic books a 0,89 €. Gracias a esto, nos encontramos con que comprar, por ejemplo, el tomo de Jonathan Hickman y Nick Pitarra cuesta la friolera de 14 € mientras que la edición digital sale por el asequible precio de 3,56 €. Y así, amigos míos, es como se combate la piratería: ofreciendo buenos productos a buenos precios. Desgraciadamente, hay editoriales que no se bajan de la burra y ofertan sus tebeos digitales por 4, 5 o incluso 6 euros la unidad. Luego se quejarán.

Dicho esto, voy a comentar un poco mis recientes compras.

El extraño talento de Luther Strode nº 3: La historia sigue siendo bastante entretenida, el guion es funcional y los dibujos de Tradd Moore mejoran aun más. El protagonista sigue iniciándose en esto de tener súperpoderes y comienza a patrullar la ciudad en busca de delitos que detener. Poco a poco se deja saber más sobre el pasado familiar del personaje y a la vez se sugiere que su amiga Petra puede estar pasando por lo mismo en estos momentos. Como en los episodios anteriores, cabe destacar el tono gore en forma de imágenes brutales y salvajes. Por contra, comienzo a detectar ciertos topicazos en esto de los cómics sobre superhéroes juveniles; lo de que el protagonista no sabe dónde encontrar delincuentes ya lo he visto en varias ocasiones, sin ir más lejos en...
Kick-Ass nº 3: Pues sí, aquí el guionista Mark Millar también cae en este topicazo, aunque al menos tiene el acierto de hacer que Kick-Ass tiene su propia página en MySpace para recibir mensajes de auxilio. Con este detalle y otros, como que hay vídeos en Youtube sobre él, se da a entender que la popularidad de este joven superhéroe se da gracias a Internet. Esto es un punto a favor de esta serie. También se diferencia de la otra colección en que mientras que Strode parece que va a conseguir a la chica, Kick-Ass tiene un "noviazgo" algo... diferente. De nuevo, Millar siempre busca otra forma de hacer las cosas. Por último, aquí debuta Hit-Girl, y que conste que sé quién es porque la he visto en algunos anuncios, pues en principio aun no se indica su nombre ni qué pretende.
Powers nº 4: Creo que en una reseña de un número anterior dije que no me estaba convenciendo esta serie, aun con las buenas críticas que ha recibido desde que comenzó a ser publicada hace un montón de años. Pues bien, tengo que admitir que a base de insistir en ello, poco a poco estoy tomándole el punto a este comic de Brian Michael Bendis. Al menos, es curioso esto de un comic policíaco pero en un ambiente de superhéroes. Eso sí, esto no quita que hay ciertas cosas que me incomodan, como esos diálogos de besugos en los que repiten las mismas palabras una y otra vez... O el dibujante Michael Avon Oeming, que tiene la santa manía de dejar vacía buena parte de las páginas, ganándose seguro el odio de los ecologistas. Por cierto, que los dibujos de Oeming son flojos, flojos, flojos... Se nota que en estos cómics aun era un dibujante novato y tenía muchas intenciones pero poca práctica para llevarlas a cabo.
The Red Wing nº 3: Por último, y después de adolescentes que consiguen poderes o que emprenden una carrera contra el crimen, y de detectives que intentan resolver el asesinato de una superheroína, llegamos a este comic de Jonathan Hickman que no tiene nada que ver con todo lo anterior. No sé vosotros, pero a mí me pasa que me parece interesante lo que cuenta este guionista, pero se me hace empalagosa la forma en que lo hace. No sé, es como que se vuelve todo muy enrevesado y complicado de entender. En este mismo episodio, hay una explicación de cómo funcionan los viajes en el tiempo que... en fin, no tengo claro si la entiendo. Que igual es culpa mía, que me pilla espeso y tal, pero se me está haciendo un poco enrevesado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada